EL PIMIENTO VERDE

Madrid es una ciudad abierta a todas las corrientes culinarias. Las cocinas regionales siguen siendo uno de los grandes atractivos de esta ciudad a la que le gusta comer y comer bien. No es extraño que la cocina norteña sea una de las preferidas por los madrileños y por todos los que nos visitan. Y al decir cocina norteña, nos estamos refiriendo a la gallega, a la asturiana, a la cántabra y a la vasca. Todas ellas tienen representación de altura en la capital. Últimamente, es la cántabra la que he pegado el estirón y otro día hablaremos de ella en nuestro blog, porque se ha colocado en vanguardia en muchos aspectos, pero hoy queremos centrarnos en la cocina vasca, que tiene actualmente en Madrid representación de altura. Es una cocina de producto, que busca siempre la calidad de la materia prima tanto en carne como en pescados y en ello reside su gran éxito y su enorme aceptación. La parrilla y la brasa son elementos a tener muy en cuenta en este tipo de cocina, que quiere huir de la sofisticación y lucha por la naturalidad de los platos por encima de todo. Hay mucho y muy buenos ejemplos de cocina vasca de categoría en este Madrid variopinto y hambriento, ero hoy queremos centrarnos en los restaurantes EL PIMIENTO VERDE, que se han ido convirtiendo en lugares de culto para los amantes de la cocina vasca de verdad.

Mucha gente cree que EL PIMIENTO VERDE es una franquicia, por los muchos restaurantes con este nombre que existen actualmente en Madrid, pero no es así. Todos ellos pertenecen a la familia TEJEIRO – LECANDA, que fueron los que iniciaron su andadura en dos calles ya míticas de la gastronomía vasca en la capital, Quintana y Lagasca. Este último tuvo que cerrar porque se derribó el edificio y hace bien poco ha vuelto a abrir en otro lugar, el 43 de la calle Lagasca, con idéntico éxito. Además de los dos pioneros, están también los de Príncipe de Vergara, San Miguel y Castelló, que conforman un total de 5 establecimientos funcionando a pleno rendimiento. El plato estrella de todos ellos son las rosas de alcachofas, hechas de una manera muy original que ellos mismos han patentado y que ahora todos quieren imitar. Tenéis que probarlas, están exquisitas. Me gustan mucho las rabas de calamar, sobre todo porque son rabas de las de toda la vida ya muy bien fritas, sin excesivo aceite. Otro plato estrella es el sapito al horno, o sea, el rape de toda la vida preparado con una salsa muy lograda y unas patatas increíbles. Tienen muy buenos chipirones encebollados, una estupenda merluza del Norte de calidad superior, una tortilla de bacalao que os va a encantar y, por supuesto, en el apartado de carnes, las mejores del mercado, hechas al gusto del comensal. SITO TEJEIRO, el fundador del Pimiento Verde, y DAVID LECANDA, su sobrino y sucesor, pueden presumir de tener cinco de los mejores restaurantes vascos de la capital con el nombre de EL PIMIENTO VERDE. Vais a comer de maravilla y hasta es posible que alguna vez se monte una buena juerga de voces y guitarras, porque en el Pimiento Verde nunca se sabe qué puede pasar. Vale la pena, creo, que vayáis de nuestra parte.

 

EL PIMIENTO VERDE

c/ Quintana,1- Conde de Miranda,4–Castelló,18 – P. de Vergara,60 y Lagasca, 43

MADRID- tfnos. 91 431 74 56 -915 764 135 -918 05 03 21 -915 41 21 40 – 910 741 454

LOLIÑA

Muy cerca de Padrón, por los caminos bellísimos del mar de Arousa, llegas a CARRIL y te encuentras con una de las postales marineras más auténticas de mi tierra. Cuando baja la marea, el mar es una inmensa sucesión de pequeñas parcelas, perfectamente delimitadas en la arena, que pertenecen a las distintas familias que se dedican durante todo el año a la cría de las famosas almejas que han dado renombre mundial a Carril. Con la marea baja, aparecen por todas partes hombres y mujeres, pertrechados de altas botas de agua y sumergidos casi hasta la cintura, recogiendo el fruto de su trabajo. Luego, en los restaurantes de la zona, las almejas, recién salidas del mar, se convierten en uno de los platos estrella de la gastronomía arousana. Este pequeño puerto de mar situado a la vera de la capital de la ría, Vilagarcía de Arousa, conserva el tipismo, el sabor y el encanto de los rincones a los que el paso del tiempo no ha conseguido cambiar. Me gusta ir a Carril, sentarme en una de sus terrazas, pedir una botella de Viña Mein, mi Ribeiro favorito, y disfrutarlo en buena compañía, mientras el sol se acuesta sobre la isla de Cortegada, llenando toda la ría de colores intensos. Vale la pena llegar desde Padrón por la carretera vieja, la de las curvas, detenerse en Catoira para sentir el chispazo vikingo de las torres del Oeste y, con la ría de Arousa resplandeciendo a nuestra derecha, llegar a Carril y encontrarte con el mar en estado puro, balanceando las dornas de unos pescadores que siguen dedicando sus vidas a uno de los oficios más duros del mundo. Allí, en Carril, está uno de los templos de la cocina gallega, que figurará, para siempre, entre los lugares sagrados de todas mis vidas.

Conozco LOLIÑA desde hace no sé cuántos recuerdos. Ir a comer a este restaurante en aquellos tiempos de juventud padronesa era un lujo que nos podíamos permitir sólo de cuando en cuando. Ahora, cuando los años van remansando inquietudes y bolsillos, es cita obligada cada vez que piso mi tierra. Suelo empezar por unos buenos pateiros de la ría, uno de los bocados más exquisitos de la zona. Luego, unos percebes de talla XXL, de los de verdad, más anchos que largos. A continuación, el plato estrella de la casa, las almejas a la marinera estilo Loliña, un manjar que todos los restaurantes están tratando de imitar sin conseguirlo. La fórmula secreta la siguen teniendo ellos y la materia prima está a unos metros en las parcelas del mar. Como plato final, os recomiendo el rape estilo de la casa. No es el rape un pescado que me vuelva loco, pero el que preparan aquí es de una categoría excepcional. También presumen, y con razón, de un buen rodaballo y de un sabrosísimo arroz con bogavante, que nosotros hemos degustado en alguna de nuestras visitas habituales. A veces, tienen también chipirones de la ría y, por supuesto, el clásico pulpo á feira que no puede faltar en ningún restaurante gallego que se precie. Todo está buenísimo en esta hermosa casa de comidas con más de 61 años de existencia y que está situada en la antigua aduana del puerto de Carril, en una casa construida hace 151 años. No dejéis de ir. Os van a tratar de lujo, porque en LOLIÑA todo es amabilidad y cariño. Y, encima se come de maravilla. Claro que podéis ir de nuestra parte. A ver qué pasa.

LOLIÑA

 

Rúa Alameda, 1

36610 – CARRIL (Pontevedra)

Tfno..986 501 281

MESÓN TXISTU

El fútbol tiene mucho que ver con la gastronomía. En torno a los practicantes de este deporte mayoritario han ido creciendo en importancia y calidad un buen número de restaurantes. La presencia de sus ídolos en estos restaurantes de moda atrae a un buen número de simpatizantes que llenan las mesas un día sí y otro también para verlos de cerca. Los tiempos han cambiado y cada vez surgen más locales que aspiran a lo mismo, a convertirse en los favoritos de las grandes estrellas. La competencia es brutal y no es fácil mantenerse en la élite. Sólo lo consiguen los que mantienen una línea constante de calidad y servicio sin dejarse llevar por la autocomplacencia. Uno de ellos es el MESÓN TXISTU, que, junto al ASADOR DONOSTIARRA, sigue conservando intacta su categoría en esta lista de restaurantes futboleros. Recuerdo que la primea vez que fui al Txistu fui invitado por mi recordado IGNACIO ARILLA, uno de los grandes pioneros de la publicidad en España. La amabilidad de D. PEDRO ÁBREGO, a quien nunca podremos olvidar, hizo lo demás. Nos convertimos en asíduos para siempre. Ahora es ANTOLÍN, junto a sus hijos, el que está al frente del negocio desde la muerte de D.Pedro, a quien  seguimos echando de menos.  En cuanto al personal de sala, el gran LEONCIO estuvo hasta hace bien poco dirigiendo, con elegancia y estilo, este templo del buen comer. Luego, le ha sucedido MANOLO, un encanto de persona, de sonrisa permanente y amabilidad increíble. Junto a JUAN  y DIEGO, consiguen que uno se sienta en Txistu como en su propia casa. Allí celebramos cada domingo las cenas de muestra PANDILLA BASURA desde hace muchos años y lo seguiremos haciendo hasta que el cuerpo aguante-

Comer en Txistu es muy fácil. Pidas lo que pidas, todo tiene un alto nivel de calidad. Y es que la calidad es el santo y seña de este restaurante que se ha mantenido ahí arriba desde su fundación hace ya muchos años. Para abrir boca con la primera cerveza, unas gildas con aceituna y anchoa especialidad de la casa. Luego, vendrá el jamón de verdad, perfectamente cortado y siempre abundante. No me extraña que presuman de tener uno de los mejores jamones de Madrid.  Tenéis que probar las croquetas de jamón y txangurro, porque están siempre en su punto y saben a lo que tienen que saber. Las gambas y las almejas forman parte también del batallón de entrantes apetitosos que no hay que dejar de probar. Por cierto, tienen una tortilla de bacalao o de merluza que merecen una degustación si tenéis apetito suficiente para tanto manjar. Como final de apoteosis, tenemos varias opciones: unas cocochas al pil-pil que están de muerte, unos bocaditos de merluza a la romana temblando de frescura y de sabor, un buen besugo del Norte al horno, especialidad de la casa o un lenguado en su punto justo de plancha o de parrilla. Ninguno de estos pescados os va a defraudar. Y si preferís la carne, un solomillo a la riojana fascinante, la típica y buenísima carne del Txistu en su plato de barro para ir haciéndola a tu gusto o unas chuletitas de auténtico lechal, pequeñitas y apetitosas de verdad. Así es, grandes rasgos, el menú recomendado del MESÓN TXISTU, un lugar de visita obligado para vivir el mundo del deporte y para disfrutar de uno de los mejores fogones de Madrid. No olvidéis decirle a MANOLO que váis de nuestra parte. No os arrepentiréis.

MESÓN TIXSTU

Plaza Angel Carbajo, 6 – 28020 – MADRID

TFNO. 915 70 10 06

 

 

CAN CARLOS

Hay lugares mágicos que se convierten en inolvidables con el paso del tiempo. Ibiza es, desde hace años, la isla deseada por miles de viajeros ávidos de sol, de bullicio, de playa y de libertad. En Ibiza está permitido casi todo y el lujo ha llegado para quedarse. Los auténticos disfrutadores de Ibiza valoran estos lugares y no les importa pagar un alto precio por sentarse a vivir la noche donde se sientan los famosos de toda la vida. Si a este lujo nocturno premeditado le añadimos el encanto de Formentera, tenemos la sublimación del veraneo perfecto. Navegar en barco desde Ibiza a Formentera es una ruta casi obligada para todos los visitantes de la isla mágica. Cada día, cientos de barcos ponen proa a Formentera, buscando aguas hermosas, calas increíbles y chiringuitos únicos en los que saborear lo más puro de la gastronomía ibicenca.  Nosotros hicimos este viaje por la noche en compañía de CARLOS GUTIÉRREZ, su hermano PABLO Y nuestro buen amigo JUAN CARLOS MONTERO. Fue un hermoso viaje que nació de la puesta de sol en EL BESO del gran Rafa Viar en Las Salinas y nos llevó hasta una Formentera anochecida con el hermoso silencio del mar como compañía inevitable. Si durante el día este viaje es un viaje a la belleza y a la felicidad, por la noche es algo difícil de describir. Así es Formentera, santo y seña de los lugares más bellos del planeta.

La noche de Formentera se hizo grande en CAN CARLOS, un restaurante italiano, ubicado en el centro de la isla, que nos recibió con un estallido de luces y plantas, y la amabilidad desbordante del personal, con FRANCISQUINO, el gran jefe, a la cabeza, todos empeñados en hacernos la vida feliz. Sentarte en medio de la noche, rodeado de glamour y de atenciones, oliendo a flores y a cariño, es uno de esos lujos que no tienen precio. El restaurante es digno de figurar entre los más bellos que hemos conocido en nuestra vida, y hemos conocido muchos. Te atrapa desde el primer momento. Y si, además, la cocina está a la altura del entorno, el placer es doble. Después de unos entrantes fantásticos a base de carpaccio de calabacines, tomate, piñones y parmiggiano reggiano, como primer plato, algunos tomamos unos raviolis del chef que estaban buenísimos, y otros se decidieron por tagiolini blanco y negro con almejas y calamares. Un comienzo de categoría. De segundo, los que se decidieron por el dentón al carbón o la lubina salvaje acertaron de pleno, porque son dos platos de excelente sabor y originalidad en su preparación. Los carnívoros, que eran los menos, pidieron spianata a las hierbas de Formentera y todavía se siguen acordando de ese plato, uno de los grandes de la amplísima carta de CAN CARLOS. Es una carta que tiene influencias y sabores de Italia y Formentera, una mezcla sorprendente que te va a encantar. Vale la pena salir de Ibiza en barco camino de Formentera en medio de la noche y regresar de madrugada a la isla después de una buena cena en un lugar paradisíaco en el que, además, se come muy bien. Por supuesto, no es barato, pero ya se sabe que en Formentera eso no importa demasiado. Tenéis que ir a CAN CARLOS. No os arrepentiréis. Y decidle que váis de mi parte. Gracias.

CAN CARLOS

07860 San Francés de Formentera

FORMENTERA (Baleares)

Tfno.. 971 32 28 74

ALCUZCUZ

Marbella es una enorme caja de sorpresas en todos los sentidos. Hay una Marbella plenamente marinera, que discurre por el gran paseo marítimo que recorre la ciudad de playa en playa en playa y de chiringuito en chiringuito. Es una gran obra que hay que apuntar en el haber de Jesús Gil, aunque a muchos les cueste reconocerlo. Hay otra Marbella glamurosa, que se esconde en el lujo de los grandes chalets de la milla de oro y en los secretos de la Sierra Blanca, donde la vida pasa lentamente de fiesta en fiesta y las revistas del corazón hacen su agosto cada año. Hay una Marbella de pueblo andaluz auténtico, que es la que rodea la plaza de los Naranjos, en una apoteosis única de belleza y colorido. Y luego, hay una Marbella escondida, que sube por los montes camino de Ronda, de Casares, de Sotogrande, de Benahavis, de Estepona, formada por urbanizaciones muy hermosas, lejos del ruido marbellí y con la privacidad necesaria para vivir de otra manera. Cualquiera de estas Marbellas tiene suficientes atractivos para que te vayas con ganas de volver cuanto antes.

En las primeras estribaciones de la Serranía de Ronda, saliendo de Marbella por la carretera de las curvas camino de la capital de la belleza, está la que un día fue residencia de un gran decorador, uno de los mejores que ha dado este país, JAIME PARLADÉ, que junto a Alfonso de Hohenlohe hizo posible la maravilla del Marbella Club. Allí, sus herederos han aprovechado la categoría del lugar para montar un hotel-restaurante-galería, que conocimos por primera vez este pasado verano y nos impresionó muy gratamente. Nos invitaron a tomar un cóctel en la acogedora terraza del restaurante y desde ese instante la magia de  ALCUZCUZ nos atrapó. Luego, vino la cena, fantástica en todos los sentidos. Tomamos un pollo al curry de locura y unos matrimonios de boquerones, anchoas y tomates finísimos e insuperables. La carta es mediterránea en todos los sentidos y tiene un poco de todo. Desde Alcachofas con almejas hasta un rotundo rabo de toro, pasando por gazpachuelo, verdinas con rape y almejas, cazuela de fideos, puchero andaluz y con unos jueves “especiales” en los que te sorprenden con un cocido madrileño de categoría o una fabada de las de verdad. Tanto las carnes como los pescados tienen el sello de calidad de los sitios con solera. Y, aparte de la comida, me quedo con el bello silencio del lugar, con la exquisita decoración, con la ubicación de este monumento al buen gusto, donde todo lo que se ve se puede comprar. Pasamos una noche inolvidable. Y mientras escribimos este comentario, nuestra mente regresa a ese kilómetro 42 de la carretera de Ronda, con Marbella en el horizonte y con el deseo de volver a vivir otra noche parecida. Puede estar orgulloso JAIME PARLADÉ. Sus herederos han sabido prolongar en el tiempo su sentido de la belleza. Vete, en cuanto puedas, a conocer ALCUZCUZ. No te arrepentirás. Y ya sabes, como digo siempre, vete de mi parte. Te va a encantar.

ALCUZCUZ

Carretera de MARBELLA A RONDA km. 42

29679 – BENAHAVIS

Tfno.. 629534702

MARISQUERÍA SOLAINA

Hace unos días, con motivo de un buen partido de golf en el Club de Golf de La Toja con mis queridos amigos RAFAEL SÁNCHEZ, JUAN CARLOS YNSA Y RAMÓN ARCUSA (el alto del DÚO DINÁMICO, como le dicen siempre), tuve oportunidad de recorrer O GROVE, recordando otros tiempos en que era visita obligada cada verano. Ha cambiado mucho este lugar en todos los aspectos, pero sigue conservando su casta marinera y su ritmo de vida tranquilo y alegre al mismo tiempo. Tener al lado la isla de La Toja sigue siendo uno de los grandes alicientes de este enclave turístico, que es conocido en todo el país por su célebre FIESTA DEL MARISCO, que se celebra todos los años en el mes de octubre. Mis recuerdos culinarios empiezan en LA POSADA DEL MAR, el restaurante que tanto le gustaba a mi buen amigo JULIO IGLESIAS cuando venía por su tierra. Me dio mucha pena comprobar que sigue cerrado, a la espera de que alguien recupere su pasado esplendor. También recuerdo CASA PEPE, en su día uno de los grandes atractivos gastronómicos de O Grove junto al DORNA de mi recordada Marisol y el eterno CRISOL de toda la vida. Ahora, D’BERTO es el que destaca entre todos los restaurantes y tabernas de la zona por la calidad de su materia primera. Pero uno, en su intento permanente de encontrar lugares nuevos que valgan la pena, siempre se topa con alguna sorpresa agradable.

Me recomendó SOLAINA mi amigo CARLOS GUTIÉRREZ, que ni es gallego ni conoce demasiado a fondo O GROVE. Y se lo agradezco, porque en todos estos años en que he estado viniendo aquí con regularidad, no había tenido oportunidad de conocer SOLAINA. Tiene dos restaurantes, muy cercano el uno del otro, con el mismo nombre. Nosotros, con la compañía de RAMÓN ARCUSA y su mujer SHURA, fuimos al grande, digamos que a la casa madre. Y puedo asegurar que fue toda una sorpresa. Para empezar, nos pusieron unas increíbles y sabrosísimas xoubas a la plancha con unos cachelos auténticos. Y digo lo de auténticos porque eran como tienen que ser, de patata galega cocida con su piel. Luego vino un salpicón de bogavante, hecho con bogavante autóctono, o sea, un salpicón sin tropezones de pescado, sólo bogavante. Y como final, nos prepararon una caldeirada de pescado de las de toda la vida, aderezada con una estupenda salsa marca de la casa. Sólo con este menú sencillo y nada pretencioso valdría para calificar a Solaina con un sobresaliente, pero es mucho más que eso. Tiene todos los mariscos que te puedas imaginar, nosotros probamos unas ostras de tamaño mediano que estaban riquísimas. Uno de los comensales pidió almejas y no dejó ni una, señal inequívoca de su calidad. Sé que hacen unos buenos arroces, destacando el de bogavante, y sus enormes fuentes de mariscadas tienen fama en toda la zona. Creo que, ahora mismo, es el restaurante-casa de comidas más recomendable de O Grove. No dejéis de visitarlo, preguntad por JOSÉ LUIS, que es el responsable y un encanto de persona, y decidle que váis de mi parte. Y a disfrutar.

MARISQUERIA SOLAINA

Avenida Beiramar, s/n – ZONA DEL PUERTO

36980 – O GROVE

TFNO. 986 73 29 69

CASA KILO

Soy un enamorado de Asturias. Allí pasé mis años de bachillerato en el monasterio dominico de Corias, muy cerquita de Cangas del Narcea, hoy convertido en Parador Nacional, donde me empapé del cariño a esta tierra bella, acogedora y con muchas ganas de vivir. Voy de cuando en cuando a Gijón invitado por MANFREDO ALVAREZ Y ESTHER, una pareja encantadora de amigos asturianos, gracias a los cuales he descubierto alguno de los templos gastronómicos de esta tierra múltiple y sabrosa. En una de nuestras visitas coincidimos con el cantante LUIS GARDEY, nacido muy cerca de Gijón, en la localidad de QUINTES, y estuvimos presentes en su concierto multitudinario con motivo de las fiestas patronales. El concierto fue todo un éxito y cantó casi todos los temas que le hicieron famoso hace algunos años. Sigue cantando con el mismo gusto que entonces y lo demostró sobradamente esa noche. Ahora, Luis vive en Cuba y sólo viene a Asturias en verano a disfrutar de las fiestas y a sentir muy cercano el cariño del pueblo que le vio nacer.

Es precisamente en QUINTES donde descubrimos CASA KILO, un restaurante-taberna-chigre que presume, y con razones convincentes, de ser un templo de la más genuina cocina asturiana. RODRI Y PILI tomaron el testigo familiar de Casa Kilo, cuyo nacimiento se remonta al año 1942, y mantienen la tradición de una cocina sin excesivas pretensiones, que tiene su base en la calidad de la materia prima, unas instalaciones muy atractivas y el cariño que hay que poner en la elaboración de los diferentes platos para que la gente disfrute de verdad.  Puedes empezar por el chorizo picante como aperitivo, seguir con unos calamares fritos con harina de maíz que saben a gloria o unas croquetas caseras de las que hacían y hacen nuestras madres,  o la exhibición increíble de las llámpares (lapas) guisadas, o las suculentas almejas a la marinera o a la sartén, o el pisto con pulpo como plato original de verdad… Pidas lo que pidas, todo está buenísimo. Y si quieres marisco, atrévete con unas quisquillas, o unas andaricas (nécoras), o unas centollas frescas de verdad y en su punto de cocción y sabor. Y como remate a este banquete de cosas ricas, un buen pescado al estilo KILO, que puede ser un rey, o un besugo, o una lubina, o una chopa, lo que prefieras, porque saben darle el toque que necesita este producto para que sea un manjar de primera categoría. Si a esto le añades el paisaje que se divisa desde la terraza o desde el comedor acristalado, toda la Sierra del Sueve en su plenitud de belleza, tienes una imagen perfecta de este reducto del buen comer que te está esperando en QUINTES para que vayas cuando quieras. Y vete de mi parte, que RODRI Y PILI seguro que te invitan a algo.

CASA KILO

c/Medio, s/n

33314 – QUINTES  (Asturias)

Tfno.. 985 89 48 06

TABERNA DA PENELA

La Plaza de María Pita de La Coruña es el lugar en el que confluyen todas las calles del chiquiteo y tapeo coruñés y se ha convertido, también, en centro gastronómico de una ciudad acostumbrada a comer, y comer bien. Creo que fue el alcalde Paco Vázquez el que tuvo la idea de construir unas terrazas cerradas, todas iguales, para las cafeterías y restaurantes de la plaza. Esta medida no fue muy del agrado de la ciudadanía en un principio, pero al final se han ido acostumbrando a su presencia y ya forman parte del paisaje urbano y típico de una de las plazas más bellas de España. Son terrazas de amplias cristaleras, que le dan al lugar una uniformidad urbanística que dista mucho de ser la ideal, pero que, en cierto modo, han aumentado su personalidad.  Se habla de que muy pronto desaparecerán de la plaza, pero, contra viento y marea, ahí siguen desafiando opiniones encontradas. A mí, particularmente, la idea me parece buena, pero no el prototipo de terraza que han elegido. Pero a lo que íbamos, a conocer algo sabroso de verdad en el entorno del ayuntamiento de la ciudad de cristal, que así llaman las guías de viajes a La Coruña.

En uno de los soportales de María Pita, con su terraza correspondiente, está la TABERNA DA PENELA, uno de los lugares más emblemáticos de la gastronomía coruñesa de toda la vida. En Galicia hay dos tipos de cocina, la del marisco y la otra, la de los platos típicos de siempre. Y en esta segunda opción es en la que destaca esta taberna que tiene cerca la casa madre, el restaurante LA PENELA, que es la misma cocina, pero con el aditamento del marisco del día y a precios diferentes. Lo mejor de la Taberna LA PENELA es su autenticidad, todo sabe a lo que tiene que saber. Pides una ración de pulpo á feira y saborearás uno de los mejores pulpos de la ciudad, hecho a conciencia y son sabor a verdad. La tortilla de Betanzos es una de sus grandes especialidades. Es la clásica tortilla poco cuajada, que, cuando la cortas, muestra toda su grandiosidad y su sabor único. Hay que pedirla sí o sí. Otro de los platos que no pueden faltar en tu menú es la carne asada. No hay en el mundo una carne igual, con unas patatas redondas y doradas que te enamoran en cuanto las pruebas y una salsa secreta que hacen de la ternera asada de la taberna La Penela un plato excepcional, de lo mejor que se puede degustar en mi tierra. Luego puedes pedir la merluza a la gallega, o los callos con garbanzos típicamente gallegos o cualquier otro plato de su amplísima carta, pero el pulpo, la tortilla y la ternera asada son el trío de ases de este templo de la cocina coruñesa sin trampa ni cartón. Yo voy todos los veranos varias veces. Y tú, cuando vayas, vete de mi parte. Y que disfrutes.

TABERNA DA PENELA

Plaza de María Pita, 9

15001 – A CORUÑA

TFNO. 981 20 19 69

LA DORADA

En la historia gastronómica de Madrid hay lugares de culto que han adquirido la categoría de inolvidables con el paso de los años y las modas. Algunos de ellos siguen conservando, todavía intactos, el prestigio y la calidad. Otros han desaparecido para siempre por diferentes motivos, en la mayoría de los casos por las crisis económicas que, de cuando en cuando, sacuden un mercado tan frágil como el de la gastronomía. El caso de LA DORADA es digno de estudio. Empezó su andadura en Sevilla con un éxito apabullante. Luego, llegó a la calle Orense de Madrid con expectación de altura y se convirtió en un restaurante de récord absoluto de comensales diarios durante muchos años. Conseguir una mesa en LA DORADA era sinónimo de milagro. FELIX CABEZAS, el motor de esta irrupción triunfal en la vida madrileña de los sabores, consiguió llevar la sublimación del pescaito del Sur y del pescado español a lugares hasta el momento imposibles como París o Miami.  El triunfo en ambos lugares fue espectacular, pero no duró demasiado. Nadie se explica cómo se pudo derrumbar este imperio gastronómico. Tuvieron que pasar algunos años para que el gran Félix recuperara las ganas de resucitar. Y resucitó. Primero, en su ubicación primitiva de la calle Orense y ahora, en una zona emergente de Madrid como Somosaguas. Todos los amantes de los sabores puros de la gastronomía andaluza celebramos el regreso de Félix con todos los honores. A su lado, LUCÍA  ha llenado de cariño gallego este rincón de Pozuelo.

El nuevo local de LA DORADA está ubicado en una zona de Pozuelo de Alarcón con mucho futuro, el Valle de las Cañas.  En cuanto traspasas la puerta de entrada te encuentras con La Dorada de siempre, con ese olor inconfundible a fritura buena y con un personal alegre y atento, dispuesto a atenderte con amabilidad y simpatía. Y a la hora de elegir el menú no te va a resultar fácil, porque toda la carta es de un atractivo total. Nosotros empezamos con un atún muy bien marinado, en su punto de sabor y pureza. Llegaron después las coquinas de toda la vida, que en La Dorada adquieren categoría de manjar. Las conchas finas siguen siendo una debilidad personal y siempre las pedimos. Completamos entrantes con los mejores victorianos que se pueden comer ahora mismo en Madrid, unas acedías jugosas, sabrosísimas, muy buen fritas, y unas pijotas no demasiado grandes, como a mí me gustan, completando la exhibición de pescaito auténtico. Como final, nosotros elegimos rodaballo salvaje de mi tierra al estilo de la madre de Félix, que estaba de chuparse todo, pero hay mucho donde elegir, corvina, urta a la roteña, lubina, tartar de atún… Y al que le gusten los arroces, que pida el caldoso de bogavante o la paella Félix y sabrá lo que es bueno. Vale la pena ir a LA DORADA. Es volver a vivir aquellos tiempos en los que FÉLIX CABEZAS era el amo del mundo, Para mí, todavía lo sigue siendo, ahora en compañía de LUCÍA, en sabor y calidad. Y podéis ir de mi parte, os va a encantar.

LA DORADA.

Valle de las Cañas

Avenida Juan Antonio Samaranch Torelló, 8

28223 – POZUELO DE ALARCÓN

Tfno. 917 159 674

PARADOR DE SANTO ESTEVO

La RIBEIRA SACRA se ha convertido, en los últimos años, en uno de los lugares más visitados de Galicia. Está ubicada en las provincias de Lugo y Ourense, con los ríos Miño Y Sil como generadores de bellezas espectaculares. Es una hermosa aventura recorrer en un catamarán los CAÑONES DEL SIL, con el río encajonado entre pendientes enormes, en uno de cuyos lados, el lado ourensano, florecen en vertical las viñas heroicas que dan fama a los vinos de esta zona con denominación de origen RIBEIRA SACRA. Hay bodegas familiares y comerciales por todas partes, el paisaje es un prodigio de verdes pronunciados que van del rio hacia el cielo conformando una postal irrepetible. El historiador JOSÉ MANUEL GARRIDO, cuyo libro sobre este paraíso tuve el honor de presentar en Madrid, nos acompañó en este viaje, junto a mi ahijado DOMINGO, mi hermano GONZALO y los inseparables RIAL, LIDYA, JOSE ANTONIO “NAYA” y el gran jefe de Cope Galicia JAVIER MAROÑO y su mujer. Gracias a ellos, la PANDILLA BASURA, que así se llama nuestra pandilla de amigos, pudo disfrutar de dos días inolvidables por esta Galicia interior, tan bella y tan desconocida para el gran público. POLI RINCÓN, TOMÁS GUASCH, JOSÉ MARIA MINGUELLA, DAVID LECANDA, IÑAKI CANO, ENRIQUE BUSTOS (con sus respectivas esposas), YOLANDA FLORES, RAFAEL SANCHEZ, JUAN CARLOS MONTERO, JORGE ARMENTEROS, MIGUEL ANGEL RODRÍGUEZ, SUSANA CARRERA, SITO TEJEIRO, CARLOS GUTIÉRREZ y TERE (mi novia eterna) fueron los componentes de este equipo viajero que regresó de la Ribeira Sacra con ganas de volver, volver, volver…

La primera noche dormimos en el PARADOR DE SANTO ESTEVO, situado en el corazón mismo de la Ribeira Sacra-Es un viejo monasterio convertido en Parador Nacional por el empeño de D. MANUEL FRAGA IRIBARNE, que en su día quedó prendado de la belleza de la zona y del impresionante paisaje de este lugar increíble. Los estilos barroco y románico hacen de este parador una joya, con tres claustros majestuosos, uno gótico, otro románico y el ultimo renacentista, por los que discurre la visita nocturna que hicimos acompañados de un druida que nos iba contando historias ancestrales con el fondo de música gregoriana que llenaba la noche de misterio y emoción. Todo terminó con una queimada, con conxuro incluido, que cerró una jornada que quedará para siempre en la parte más hermosa de nuestros recuerdos gallegos. El Director del Parador de Santo Estevo, SANTIAGO CARRERA, nos acompañó en todo momento, descubriéndonos los secretos del éxito de este establecimiento hotelero, único en su género y considerado por los expertos como el mejor de España. Damos fe de ello. En nuestro viaje a la Ribeira Sacra no olvidaremos nunca la noche vivida en los claustros de este antiguo monasterio que conserva el embrujo y la autenticidad del pasado. Os recomiendo que vayáis cuanto antes a conocer este parte de Galicia y que disfrutéIs de una noche, por lo menos, del parador de SANTO ESTEVO. No la vais a olvidar en la vida. Y hasta podéis ir de nuestra parte porque dejamos bien alto el pabellón en nuestra visita.

PARADOR DE SANTO ESTEVO

32162 – NOGUEIRA DE RAMUÍN ( Ourense)

Latitud 42.417197 y Longitud 7.685761

Tfno.. 988 010 110 y 111