VICTOR’S BEACH

Marbella entró en mi vida viajera allá por los años ochenta, cuando GUNNILLA Y LOS CHORYS eran los amos del glamour y la alegría del lugar. Era la Marbella esplendorosa y atractiva, llena de caras hermosas y bronceadas, con muchas ganas de vivir y dejar vivir. Fue la mejor Marbella que he conocido nunca y, cuando regreso a este rincón tan querido, echo en falta todos aquellos detalles que convirtieron a Marbella en la ciudad de la felicidad. Digo esto porque hay algunos lugares de aquel tiempo glorioso que siguen conservando su estilo inconfundible y su apuesta por la buena vida y el buen comer. Ya queda poco del glamour de antaño, ésa es la verdad, pero vale la pena recomendar a aquellas personas que en su día fueron pioneros y que hoy continúan la tradición festiva y bullanguera de este milagro permanente de la Costa del Sol. A pesar de que muchos han intentado derribar el mito – y nunca entenderé sus motivos para hacerlo—Marbella seguirá siendo un rincón único para perderse y ser feliz de día y de noche.

Tere, mi novia eterna, me recomendó VICTOR’S BEACH con bastante insistencia. Es extraño que no conociera este restaurante de playa siendo, como soy, un enamorado de los lugares con encanto. Tengo que decir que VICTOR, el alma mater del local, es un viejo rockero de los que nunca mueren y recordamos con él otros tiempos en los que la música era una de nuestras razones de vivir. La primera noche que cenamos allí nos impresionó su ubicación, está pegadito al mar, las olas llegan, a veces, a salpicar a los comensales, lo cual no deja de tener su encanto. La tortilla de camarones estaba espléndida y fue un buen comienzo. Luego, unas almejas al estilo Victor que estaban riquísimas y mojamos pan en la salsa como locos. Quiero destacar que sigan haciendo el espeto de sardinas, uno de los grandes iconos de la costa malagueña. No hay nada como las sardinas asadas de esa manera para disfrutar del sabor del mar en toda su plenitud. Muy buenos y recomendables los calamares y la fritura malagueña. Y aparte de las sardinas, también hacen al espeto los pescados de la zona, dorada, lubina, lo que tengan ese día. El arroz con bogavante sigue siendo un plato estrella fundamental en la carta, al igual que las hamburguesas, que tienen fama en toda la zona. Si a todo esto le añadimos la simpatía de MARIBEL, la hermana de Victor, el gracejo de todo el servicio, la variedad de su coctelería y en ocasiones la música en directo, tendremos una visión completa de uno de esos lugares de visita obligada cuando uno quiere vivir la MARBELLA  de toda la vida. Vete de mi parte cuando puedas y que te sienten en una mesa que esté pegadita al mar. Será una sensación… de locura¡¡¡

VICTOR’S BEACH

Km. 177 N-340 – Playa EL ANCÓN

29602 – MARBELLA

TFNO.639 553 088

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s